Nuevo Curso Virtual de Cabalá Gratuito

Copyright ©1996-2013. Bnei Baruch. Todos los derechos reservados. Todo el material en este sitio es presentado por el Instituto Bnei Baruch para la Educación e Investigación de la Cabalá con el propósito de aportar un cambio para la humanidad y mejorarla. Por consiguiente, se permite el uso y distribución de todos los materiales, siempre y cuando no se cambie el contenido y se haga referencia a su origen.

Nuevas plàticas Introductorias y Curso de Cabalà GRATUITOS

viernes, 26 de octubre de 2012

El trabajo a lo largo de las tres líneas - Parte 2


Por Rav Dr. Michael Laitman


En la línea derecha, conocida también como el estado de dar (jesed), o fe por encima de la razón, estamos felices con lo que se nos ha dado, con nuestro destino, y con lo que el Creador nos ha otorgado, puesto que vemos todo esto como nuestro más grande regalo. Esto es así independientemente del hecho que cumplamos los mandamientos del Creador sin captar su significado interno, sino con base a nuestra propia formación o a la auto-aceptación de ciertas obligaciones y educación personal.

Pero este estado aún no es considerado como la línea derecha porque la línea izquierda está ausente. Solamente cuando aparece el estado contrario podemos hablar de cualquiera de las líneas. Por lo tanto, sólo después de inclinarnos hacia la evaluación crítica de nosotros mismos, únicamente después que estimamos nuestros propios logros, solamente después de determinar las metas verdaderas de nuestras vidas, sólo cuando evaluamos de manera crítica los resultados de nuestros propios esfuerzos, solamente entonces obtendremos la línea izquierda.

Lo importante aquí es la meta de la Creación. Nosotros determinamos que, en esencia, nuestra meta es recibir placer del Creador. Al mismo tiempo, sentimos que no lo hemos experimentado ni siquiera una vez.

En el curso de nuestros estudios, aprendemos que esto puede ocurrir únicamente cuando existe una congruencia de cualidades entre nosotros y el Creador. Por lo tanto, estamos obligados a examinar nuestros propios deseos y aspiraciones, juzgarlos tan objetivamente como podamos, controlar y analizar todo, a fin de determinar si realmente estamos avanzando hacia la renunciación del egoísmo y adquiriendo amor por otras personas.

Si como estudiantes vemos que todavía permanecemos en el estado de los deseos egoístas y que no hemos progresado hacia una mejor condición, sentimos a menudo desesperación y apatía. Además, de vez en cuando, descubrimos no solamente que permanecemos en medio nuestros deseos egoísticos, sino que nos damos cuenta que se han incrementado, ya que hemos adquirido deseos de placer que alguna vez consideramos bajos, mezquinos, efímeros, e indignos.

Está claro que en este estado se hace difícil continuar observando los mandamientos y estudiar con nuestra alegría previa; en cambio, caemos en la desesperación y la decepción, y lamentamos el tiempo perdido, así como también los esfuerzos que hemos empleado y las privaciones que hemos sufrido. Por consiguiente, nos rebelamos contra la meta de la Creación.

Este estado se conoce como la línea izquierda porque requiere corrección.  En este momento ya hemos percibido nuestro propio vacío y debemos recurrir a la línea derecha, hacia los sentimientos de plenitud, satisfacción, y felicidad absoluta que nos ha tocado. Previamente, no se considerado que estuviéramos en la línea derecha porque todavía estábamos en una sola línea, simplemente porque no había una segunda línea y, por lo tanto, tampoco existía la autocrítica.

Pero si después de percatarnos de manera genuina sobre la imperfección personal en la segunda línea, volvemos a la primera línea, es decir, el sentimiento de perfección (en contra de nuestro estado y sentimientos actuales), entonces se considera que estamos actuando a lo largo de las dos líneas, no simplemente la primera y la segunda, sino a lo largo de dos líneas contrarias: la derecha y la izquierda.

La línea derecha se llama también la verdad porque podemos entender claramente que todavía no hemos alcanzado el nivel espiritual, y no nos mentimos a nosotros mismos. En cambio, decimos que lo que recibimos viene del Creador, incluso nuestras más amargas condiciones. Por consiguiente, la fe por encima de la razón tiene mucho valor, porque existe un contacto con el Creador.

Podemos ver entonces, que la línea derecha está construida sobre el claro reconocimiento de la falta de percepción espiritual y sobre el amargo sentimiento de falta de autoestima. Esto es seguido por nuestra salida de los cálculos egoístas, hacia las acciones basadas en el principio: No lo que yo ganaré, sino, lo que desea el Creador.

La línea izquierda, por otra parte, está construida sobre la verificación de la naturaleza genuina de nuestro amor por otros seres humanos; sobre la determinación de si somos capaces de actuar de forma altruista, y de realizar actos no egoístas. Está también construida sobre la comprobación de si realmente no deseamos recibir ninguna recompensa por nuestros esfuerzos.

Si después de tales cálculos vemos que somos incapaces de renunciar a nuestros propios intereses, incluso a menor grado, entonces no tenemos otra opción sino suplicarle al Creador que nos  brinde la redención. Por esta razón, la línea izquierda nos trae hacia el Creador.

La línea derecha nos da la posibilidad de agradecer al Creador por el sentimiento de Su perfección. Por eso no nos da una percepción de nuestro estado verdadero, el estado caracterizado por la ignorancia absoluta, y por falta total de conexión con lo espiritual. Y por lo tanto, tampoco nos hace rezar, y sin una plegaria es imposible comprender la luz de la Cabalá.

En la línea izquierda, sin embargo, procuramos superar nuestro estado verdadero con nuestra propia fuerza de voluntad, llegando así a darnos cuenta que no poseemos la fuerza necesaria para tal tarea. Solamente entonces, comenzamos a discernir nuestra necesidad de ayuda de lo Alto, ya que vemos que solamente los poderes sobrenaturales pueden ayudarnos. Sólo a través de la línea izquierda podemos lograr el fin deseado.

Pero es importante entender que las dos líneas deben estar balanceadas, de modo que cada una de ellas sea utilizada equitativamente. Solamente entonces surgiría una línea media, combinando la línea derecha y la izquierda en una sola línea. 

Si una línea es mayor que otra, eso impedirá la fusión de ambas, debido a que esa línea se percibirá como más beneficiosa en situación dada. Por lo tanto, las dos líneas deben ser absolutamente iguales. 

El beneficio de esta difícil tarea de acrecentar ambas líneas por igual, radica en el hecho que en su fundación la persona percibe la línea media, la Luz Superior, la cual se revela y se percibe y se percibe precisamente de las experiencias de ambas líneas.

Etiquetas

Abraham (3) Academia de Cabalá (43) Adam (20) Alegría (7) Alma (46) Altruismo (2) Ambiente (13) Amor (44) Artículo semanal (91) Artículos (185) Atzilut (4) Avanzado (28) Baal HaSulam (55) Babilionia (6) Bina (1) Cabalistas (63) Cabalá (365) Cambio (4) Carencia (4) Caricatura y humor (9) Ciencia (33) Conceptos básicos de la Cabalá (131) Conexión (106) Conexión. (9) conferencias (27) Congresos (111) Consejo diario (105) Corrección (87) Creación (50) Creador (156) Crisis económica (30) Cuerpo (5) Curso (13) Cursos gratis (27) de Cabalá (1) Definición diaria (35) demia de Cabalá (1) Depresión (1) Desarrollo Espiritual (87) Deseo (93) Diseminación de la Cabala Mundo (11) Diseminación de la Cabala Estudio de la Cabalá (8) Diseminación de la Cabala Mundo (3) Educación (55) Educación integral (9) ego (10) Egoismo (31) Egoísmo (25) Ein Sof (2) Entorno (23) Equilibrio (7) Equivalencia en forma (10) Escalera (1) Esfuerzo (1) Espiritualidad (179) Estudio de la Cabalá (124) Familia (39) Faraón (2) Fe (6) Festividades (18) Filosofía (2) Formación integral (1) Frases (8) Garantía mutua (4) Gratitud (2) Grupo Espiritual (61) Hebreo (1) Hombre (7) Humanidad (24) imágenes (19) Infinito (1) Intelecto (12) Intención (32) Israel (18) Jojma (2) Kabbalah (63) Kelim (17) Kli (39) Laitman (14) Lecciones diarias (22) Lecciones diarias de Cabalá (110) Lenguaje (6) ley Superior (13) Libre Albedrío (12) Libros (28) Lishma (5) Llenado (3) Luz (88) Líneas (6) Majsom (7) Maljut (17) MaN (1) Mandamientos (1) Masaj (19) Materiales originales (58) Medicina (1) Miedo (1) Misericordia (1) Mitzvot (4) Mujeres (47) Mundo (114) Música (22) Naturaleza (18) Niños (45) Noticias (135) Ocultamiento (11) Oración (12) Otorgamiento (69) Pareja (22) Partzuf (9) Pecado (2) Pensamiento (11) Pensamiento Semanal (18) percepción (49) Perdón (1) Plegaria (18) Pláticas (9) Preguntale al Cabalista (76) Providencia (3) Punto en el corazón (20) Rabash (21) Ramas y Raices (4) Re-encarnación (8) realidad (24) Recepción (21) Reflexión diaria (42) relaciones humanas (39) Religión (6) Reshimot (16) Rezo (2) Sabiduría (12) Sefirot (26) Sensación (20) sentidos (10) Sentimiento (1) Shamati (20) Sistema (30) Sufrimiento (16) Temor (1) Tiempo (7) Torá (13) Trabajo Espiritual (68) Unión (129) Vasija (27) Videos (159) Zohar (64) árbol de la vida (3)

Seguidores